Artista Liu Bolin

Eres un BLANDING

Cuando consultamos los anuarios de logotipos de marca de épocas anteriores, sabemos identificar la fecha aproximada de su diseño por sus características, lenguajes y estilos que nos pueden incluso indicar el grado de modernidad y vanguardia que asumieron las marcas respecto a otras, para diferenciarse y adelantarse a su tiempo. Dentro de unos años, cuando volvamos a consultar esos documentos, sabremos que nos encontramos en la segunda década del siglo XXI porque todos esos logotipos nos parecerán prácticamente iguales.

No solamente pasa con los logos, también con los coches, nuestros teléfonos inteligentes, los interiores de los hoteles y las cafeterías de moda, e incluso los valores con los que trabajamos a diario.

Explica Zygmunt Bauman que en una sociedad moderna líquida, buscamos la felicidad y la reafirmación personal perteneciendo a un grupo y siguiendo sus patrones de comportamiento, y que la diferenciación dentro de ese grupo tiene el riesgo de ser penalizado con la indiferencia e incluso la expulsión social, si esos cambios y aportaciones no son aceptados y asimilados por los demás miembros del grupo.

Parece que eres raro si no viajas a los mismos destinos vacacionales, visitas los mismos monumentos, escuchas la misma música, miras las mismas series de Netflix, y haces las mismas tonterías que todo el mundo hace en un “New Challenge” propuesto por alguien en Instagram.

 

Artista Liu Bolin

imagen: Liu Bolin

 

Mismo coche o parecido, misma ropa o parecida, mismos valores o parecidos, en definitiva, mismos discursos y mismos relatos.
Estamos infectados de Blanding.

Pero, ¿qué es el Blanding?

Bland significa literalmente “falto de carácter”, “carente de personalidad”, en definitiva, “soso” y es un término que define la estrategia de marketing que busca la integración de la marca en el entorno, adquiriendo el aspecto de lovemark siguiendo las tendencias del sector, dejando a un lado la diferenciación respecto a otras marcas y perdiendo personalidad.

En definitiva, cuanto más “trendi”, más “bland”.

Y… ¿de dónde viene?

Para Thierry Brunfaut, uno de los socios fundadores de Base Design el Blanding, o la paradoja de la marca, surge de la necesidad, entre otras, de adaptarse a las plataformas actuales y los nuevos escenarios, como por ejemplo, las redes sociales, creando una marca omnicanal que trabaje bien a diferentes tamaños y pueda ser observado en múltiples pantallas y dispositivos sin problemas de adaptabilidad y lectura. Pero también a los nuevos hábitos de consumo, buscando simplicidad y evitando un fuerte carácter de marca, en definitiva, perdiendo personalidad o hasta incluso dejarse el logo por el camino, según Katharine Schwab de The Fast Company

 

Artista Liu Bolin

imagen: Liu Bolin

¿Qué síntomas tengo, doctor?

  • Inventa un nombre, mezclando dos palabras o conceptos.
  • Dale una piel con una tipografía Sans-Serif.
  • Practica el kerning y el tracking para que quede más limpio y parezca más elegante y etéreo.
  • ¿Un logo? ¿para que? Ya no se usan.
  • Y dale color… Consulta las webs de tendencias tipo Pantone, los informes de Shutterstock, y métele colores apastelados, si son rosa coral y turquesa, mejor que mejor…
  • Y ya lo tienes: un trabajo moderno, disruptivo, que evoca juventud, frescura, actualidad… que refleja los valores de marca, como todas las demás…

¿Te identificas?

¡¡FELICIDADES!! ¡¡ERES UN SOSO!! 🙂

 

Artista Liu Bolin

imagen: Liu Bolin

¿Qué se gana y qué se pierde siendo bland?

Sin duda la principal ventaja es que mediante la simplificación de la marca, se consigue que la fuerza y la atención de la marca se transfiera al producto. En un plano jurídico, se simplifica la protección de la propiedad intelectual al no haber elementos añadidos y poniéndose lo más difícil a las falsificaciones.

Si hablamos de desventajas, la principal es que la marca se mezcla tanto con sus competidores que los usuarios tienen dificultades en distinguirlas entre ellas. Las estrategias comunes y la no diferenciación en propuestas de valor con referencia a otras, hace que pierdan solidez, posicionamiento y empatía con el usuario.

En definitiva, el BLANDING es el polo opuesto al BRANDING.

 

 “La imitación es suicidio”
Ralph Waldo Emerson 

 

¿Puedo combartir el Blanding? La respuesta es SÍ

El Blanding afecta a la marca y a la percepción sobre ella pero, qué hay debajo de todo esto? HAGAMOS AUTOCRÍTICA.

El Blanding también puede estar alimentado por una CRISIS DE CREATIVIDAD por parte de los diseñadores y creativos y como consecuencia de la dificultad de encontrar nuevos lenguajes para expresarnos y comunicarnos.

Solemos consultar la mismas fuentes y fijarnos en las mismas referencias para construir nuestro discurso, dificultando el ejercicio de dejar volar la imaginación y generar nuevas imágenes y nuevas narrativas por nosotros mismos. Hacemos nuestros esos referentes y los traducimos casi literalmente.

La utilización de herramientas de trabajo comunes que nos facilitan y acortan el tiempo en el proceso de creación, nos limita el campo de la investigación.

Y el tiempo que dedicamos o el margen que nos dan para nuestro trabajo, tampoco ayuda mucho. Nos sale a cuenta invertir demasiado tiempo en lo que hacemos? Es rentable? La rapidez y la inmediatez a la que estamos sometidos también no dirige a parecernos a otros: usamos las mismas plantillas para mostrarnos en la web, utilizamos las mismas tipografías de moda, las mismas paletas de colores…

Cuesta cada vez más conseguir la sorpresa, ese ingrediente tan necesario para los usuarios y consumidores para llamar la atención sobre lo que hacemos como diseñadores. Nos dejamos llevar por la tendencia, en vez de construirla.

El antídoto al Blanding

Resulta imprescindible que los diseñadores actuales y de futuro sepan utilizar disciplinas y desarrollar las habilidades necesarias para tener una visión más amplia y dar solución a una realidad inmediata y los nuevos paradigmas de la comunicación.

Lejos de pretender aportar soluciones, sí parece más interesante hablar de herramientas para afrontar y construir ese nuevo futuro cambiante y líquido que tenemos por delante.

 

Artista Liu Bolin

imagen: Liu Bolin

Tómate tu tiempo

Para dedicarte no solamente a diseñar, sino también a consultar, investigar, leer, mirar, curiosear y alimentarte de todo tu entorno. ¡SUEÑA!

Investigar en nuevos lenguajes, testeando herramientas, jugando con colores, materiales, mezclando ingredientes, ¡EXPERIMENTA!

Recuerda que hay vida fuera de la pantalla. ¡DIVIÉRTETE!

Aquí tienes una de las últimas propuestas de herramienta para la construcción de marca, publicada en Gráffica recientemente. Podrías empezar por aquí y decidir y opinar sobre ella.

Creando tendencias nuevas

Es más interesante crear tendencias que seguirlas.

Tomar otras direcciones, y distanciándose lo suficiente como para ver las cosas de otra manera ayuda a construir un lenguaje propio y reforzar nuestra identidad como diseñadores.

Nunca te olvides de JUGAR JUGAR JUGAR JUGAR. Libera tu intuición.

Escoge propuestas de valor diferenciales

Cambio climático, valores éticos y de convivencia social… De eso ya hablan los demás. Abre un nuevo debate, da un nuevo punto de vista.

Las propuestas de valor son el ADN de la marca, pero, ¿son innovadoras y diferentes? ¿Aportan un enfoque nuevo? ¿Están compartidas por otras marcas?

Construye tu propio storytelling

Utiliza recursos no convencionales para trabajar una nueva narrativa.

Sal de tu zona de confort: el cine, la literatura, la prensa, expresiones artísticas, tu propia experiencia y visión del mundo.

Imagina posibles futuros y discursos que puedan influir y ser interesantes para los usuarios.

El futuro está por definir. Especula con él. Reenfoca la realidad para diseñar nuevos escenarios estratégicos

 

Artista Liu Bolin

imagen: Liu Bolin

Husmea las nuevas oportunidades de negocio

Proponer nuevos desafíos y oportunidades de negocio a partir de los mercados actuales, puede abrir la puerta a nuevos horizontes aún por explorar.

Investiga, lee, escucha y detecta tu alrededor. Las claves suelen estar cerca.

Supera el Blanding

Observa el presente, y decide hacia dónde quieres ir
OBSERVA, PIENSA, CRITICA, ESPECULA E INNOVA ¡LÁNZALO!

 

“Cuando patinamos sobre hielo quebradizo,
nuestra seguridad depende de nuestra velocidad”
Ralph Waldo Emerson. On Prudence

Sobre el autor/a

Toni Cabrera

Director de espacios en Blanc! y socio diseñador en mistercarton

Web


Quiero estar al tanto de las novedades
Sponsors
CON EL APOYO DE
MEDIA SPONSORS