Andtonic

Álvaro es de Bilbao y creció junto al punk y la reconversión industrial. Desde su juventud estuvo hermanado con el kalimotxo e intentó saltar a la fama como músico de carretera, sin ningún tipo de éxito. Se cruzó con la ruta del bacalao mientras estudiaba Ingeniería en diseño industrial en Valencia y tras terminar la carrera y sin muchas lesiones cerebrales terminó un máster de diseño gráfico y otro de diseño de mobiliario. Cambió el agua de valencia por la pintas de Guinness en el Royal Collegue of Art de Londres, ciudad que le ayudaría a desarrollas sus más oscuros instintos, además de empezar a trabajar en algo que no fuera un bar. Años más tarde, llega a Madrid, y mientras desarrolla el plano de todos los bares con botellines mas fríos de Mahou en Malasaña, monta Waskman, una empresa referente del marketing de guerrilla y de experiencias. Consigue todos los premios y honores con Waskman, mientras sigue extendiendo el plano de bares de Malasaña. Sin entender mucho que pasó,  hunde Waskman, y  tras esto y sin tener mucha idea del tema funda, junto con otros socios Bitoon, empresa dedicada a la producción de vídeo juegos y tras esto funda Andtonic, un estudio que está en la línea entre la ingeniería, el diseño y la comunicación, desde donde se crean historias y experiencias que ayudan a las marcas a molar más y a ser más relevantes. En realidad, todo esto es una excusa, para tener un txoko donde da de comer a todos sus trabajadores todos los días, con la única intención de experimentar cuánto puede dilatar el cuerpo humano. En esta época, marca su handicap de 193 en bowling y realiza un curso de gravedad cero en la NASA, en Cabo Cañaveral. Además, cumple uno de sus sueños de casarse en Las Vegas con una striper, su actual ex-mujer. Se desconoce su esperanza de vida, aunque ciertas fuentes confirman de su caducidad hace años.

 

Patrocinen
Mitjà Oficial
AMB EL SUPORT DE
COLABORAN
Mitjans Col·laboradors