La era post-Covid19 ¿Estamos preparados?

La era post-Covid19 tendrá un impacto visible en los nuevos hábitos personales y profesionales, con regulaciones asociadas a la distancia social, la higiene y los desplazamientos de las personas.

Un cambio de paradigma que alterará nuestro trabajo, la forma de comprar, el ejercicio físico, la gestión de nuestra salud, el ocio y nuestro tiempo libre.

Y como es de esperar, a corto plazo afectará a la economía, y nuestros productos y servicios deberán transformarse y evolucionar para encajar en esta nueva economía del Low Touch.

Por eso debemos prepararnos para los efectos a corto, medio y largo plazo que esta crisis sanitaria acarreará en los próximos meses y años.

 

Adaptar tu estrategia de negocio

En los próximos dos años, hasta que no se encuentre una vacuna o la población no esté naturalmente inmunizada, el escenario al que nos enfrentaremos resultará en un constante cambio en nuestros hábitos, tanto en lo profesional como en lo personal.

Existen tantos escenarios como modelos y tipos de negocio hay en nuestro sector. Por lo que en cómo afecten estos cambios a nuestro trabajo será muy diferente entre unos y otros.

No afectará de la misma manera a un diseñador o diseñadora que trabaja en el sector online, que otro que trabaje en el sector del turismo. Incluso en la mayoría de los casos, un mismo profesional trabaja para clientes de todo tipo, por lo que sus ingresos podrían variar de forma negativa o positiva simultáneamente.

Y con el fin de simplificar las cosas, se plantean cinco líneas de negocio muy generalistas, donde el impacto que podría tener en nuestros ingresos es muy distinto de un escenario a otro.

 

Escenario 1: el más positivo

Es el que está más ligado al aumento de la demanda en relación al contexto actual. Un claro ejemplo es el e-commerce o las telecomunicaciones y todo lo que derive de estos modelos de negocio (transporte, atención al cliente, almacenamiento, productos vendibles online, productos virtuales, contenidos digitales, etc)

 

Escenario 2: el menos malo

Sectores que sufrirán una bajada máxima del 15%. Hablamos de productos de primera necesidad: alimentos, indumentaria, suministros y materiales diversos.

 

Escenario 3: el variable

Entre un 15% y un 50% de pérdidas. Productos y servicios afectados por normativas estrictas, pero que serán necesarios una vez levantadas las restricciones. Un claro ejemplo es el sector de las energías fósiles o la automoción y transporte de personas.

 

Escenario 4: el catastrófico

Con pérdidas a partir del 50%. Todos los sectores y líneas de negocio relacionados al desplazamiento de personas con fines de ocio como el turismo, o que implican la reunión masiva de personas, como festivales de música, congresos o eventos deportivos.

 

Cómo debemos actuar los profesionales en el corto, medio y largo plazo

Sin duda alguna, el epicentro de la crisis, que cada uno experimentará de forma diferente, está en el corto plazo, que podría estar entre Marzo y Septiembre de 2020. En este período muchos de nosotros estamos todavía cerrando proyectos que de momento mantienen el ritmo de vida profesional. Pero es verdad también que esta situación dificulta la entrada de nuevos encargos, e incluso pone en pausa algunos que recién habíamos comenzado a desarrollar.

Básicamente es un período de reflexión, adaptación y supervivencia. Donde muchos de nosotros nos veremos obligados a replantear la dirección de nuestros proyectos, servicios y/o productos.

El medio plazo estaría situado a finales de 2021. Un poco más de año y medio desde el comienzo de la crisis sanitaria, donde la economía del Low Touch consolidará las bases de una nueva realidad económica. Un período de adaptación al principio seguida de otro período de evolución. Sobre todo si estás en un sector en proceso de transformación o entrando en uno en el que nunca habías trabajado antes.

El largo plazo está a tres años vista. Nos vamos a principios de 2023, donde habría un control total y global de la pandemia, y la economía ya habría evolucionado y consolidado sus nuevas bases. Todo volvería a una normalidad que ya nada tendría que ver con aquella normalidad de principios de 2021.

Fuente: www.boardofinnovation.com

 

¿Tienes lo que hay que tener para adaptarte a la era post-Covid19?

No hay mal que dure cien años, ni diseñadores o diseñadoras que no sean capaces de reinventarse. Las crisis nos ponen a prueba constantemente, ya sea económica o sanitaria, y nos obligan a reflexionar sobre nuestro papel en el mundo, y la fragilidad del sistema mundial.

Tenemos la suerte de trabajar en un sector que ofrece servicios a muchos otros sectores. Y adaptarnos a nuevos modelos de clientes o incluso nuevos modelos de negocio, puede resultar relativamente fácil.

Pero todo depende de nosotros y qué posición tomamos frente a esta crisis, que además, es trasladable a cualquier otra crisis o situación económica adversa a nuestros intereses.

 

 

¿Cuál es tu posición? ¿positivismo? ¿en pausa?¿desesperación?

Al margen del contexto social y familiar, que podría afectar más, menos o nada a nuestro contexto profesional, es muy importante identificar cuál es nuestra posición frente a esta situación, y comparar si está en sintonía con nuestros objetivos.

 

– Soy positivo/a y estoy en una posición de crecimiento
Confías en tus capacidades y pones el foco en el futuro, buscando oportunidades adaptadas al contexto actual. Te reinventas, evolucionas y tomas las riendas de la situación. Tienes una actitud proactiva.

– Estoy en pausa, en una posición de aprendizaje
Aprovechas esta “pausa” para reflexionar sobre tu futuro, para formarte y consumir conocimiento. No esperas a que el gobierno o las instituciones se hagan cargo de tu problema, sino que te preparas para afrontarlo. Allanas el terreno para estar listo/a en cuanto despiertes de este letargo, y afrontar una realidad muy diferente a la que conocías.

– Temor e incertidumbre, en una posición de comodidad y estancamiento
No te sales de tu zona de confort, que ahora es más pequeña de lo que era antes. Tienes miedo por lo que pueda pasarte y contagias tu malestar al entorno. Te quejas del estado, porque esperas que solucione tus problemas, y eso te causa frustración y desesperación ¡Sal de aquí ahora mismo!

 

Y es que sea cual sea tu posición, en algún momento tendrás que afrontar la realidad y adaptarte al contexto. Las crisis lo cambian todo, pero también nos hace más fuertes. En nosotros está aprender de esta experiencia, y afrontarlo de forma inteligente y responsable.

Esta situación pone en evidencia que no somos los dueños de este mundo, sino parte de él. Es el mundo el que nos cambia, y en nosotros recide la capacidad de estar preparados para ese cambio.

 

Sobre el autor/a

David D'Eboli

Diseñador y desarrollador web freelance. Es fundador y CEO de Blanc! Desde 2009 editor del blog GRAFOUS sobre Diseño Social, Sostenible y Activista.

Web
Quiero estar al tanto de las novedades
Sponsors
CON EL APOYO DE
MEDIA SPONSORS
COLABORAN