24—26 Oct. 2024
Vilanova i la Geltrú - Barcelona

Hay algo en el mundo del diseño gráfico que genera una reacción casi visceral entre los diseñadores: la tipografía Papyrus. ¿Qué tiene esta fuente que provoca tanta animosidad? Vale, podemos decir que no es la tipo en sí, sino el uso que las personas hacen de ella. Pero cuando la vemos en el cartel de una de las películas más taquilleras y caras de la historia del cine, la cosa se pone fea.

El fantasma de la Papyrus

«Me ha vuelto a pasar. Pensaba que ya lo había superado, pero los sueños volvieron. No puedo comer. No puedo dormir.»

Así comienza Ryan Gosling en un sketch de Saturday Night Live, compartiendo su angustia con su terapeuta por la elección tipográfica del logo de «Avatar». Esta famosísima película, con un presupuesto multimillonario, eligió nada menos que ¡la Papyrus! Sí, esa misma tipografía que todos hemos visto en camisetas de tequila de dudosa procedencia.

 

El drama tipográfico

«Avatar, una de las más grandes superproducciones internacionales, usó la fuente Papyrus en su logo.»

La ironía aquí es deliciosa. Imaginen a un diseñador gráfico profesional, pagado con una suma exorbitante para diseñar la identidad gráfica de Avatar, que simplemente selecciona Papyrus del menú desplegable, como un niño despreocupado arrancando las alas a una mosca. ¿Fue pereza? ¿Crueldad? ¿Una broma cósmica para torturar a los diseñadores de todo el mundo?

 

La modificación que no fue suficiente

 «No creo que sea literalmente Papyrus. Tal vez fue el punto de partida, pero claramente lo modificaron.»

Ah, la clásica defensa. Pero Gosling no se deja engañar: «¡Sea lo que sea que hicieron, no fue suficiente!» Y aquí radica el quid de la cuestión. Aunque modifiquen la tipografía, el rastro de Papyrus sigue ahí, como una mancha imborrable en la conciencia del diseñador gráfico.

 

 

Chris Costello responde

En una entrevista con la CBS News, el creador de la Papyrus, Chris Costello, hablaba sobe el día que se enteró de la polémica iniciada por el vídeo que habría la temporada 43 del Saturday Night Live:

«Me desperté aquella mañana de domingo y mi correo electrónico estaba lleno. Mucha gente me decía: ‘¿Viste anoche ‘Saturday Night Live ‘? Le eché un vistazo y yo y mi esposa nos pusimos a reír, quiero decir, no podíamos dejar de reír. Es una de las mejores cosas que he visto.»

«Diseñé la fuente cuando tenía 23 años. Salí de la universidad y tenía diversos problemas, estaba estudiando la Biblia, buscando a Dios y esta fuente llegó a mi mente. Esta idea de los tiempos bíblicos, Egipto y el Medio Oriente. Comencé a escribir el alfabeto mientras estaba en el trabajo y se veía cool, no solo es una fuente bien diseñada, sino que también está bien pensada.»

La fuente fue creada en 1982 y lanzada el año siguiente junto con Letraset. Fue dibujada a mano durante seis meses utilizando pluma caligráfica y papel texturizado. Costello describió su resultado como una fuente que representaría cómo se hubieran visto textos en inglés escritos sobre papiro hace 2000 años.

 

El veredicto de los diseñadores y diseñadoras gráficas

La aversión hacia Papyrus no es simplemente una cuestión de gusto personal. Para muchos diseñadores, representa la antítesis del buen diseño tipográfico: es percibida como poco profesional, perezosa y sobreutilizada en contextos inapropiados. Pero, irónicamente, es esta misma aversión la que ha convertido a Papyrus en un ícono cultural, un chiste interno entre diseñadores que ha trascendido su uso original (con permiso de la Comic Sans)

¿Pero realmente es tan terrible usar Papyrus? La respuesta, en clave de humor y autocrítica, es un rotundo «sí». Pero también debemos reconocer que, como todas las cosas en el diseño, es subjetivo y depende del contexto. No es la Papyrus el problema, sino el cómo y donde las personas utilizan esta tipografía. La sobreutilización es lo que nos carcome el cerebro y daña nuestro ojo entrenado.

Así que, diseñadores y diseñadoras gráficas del mundo, sigamos adelante, y empecemos a disfrutar de las cosas banales de la vida.

 

Y si te quedaste con ganas de más, aquí te dejamos la segunda parte de la historia

 

Sobre el autor/a

Redacción Blanc!

“No trates de doblar la cuchara. Es imposible. En lugar de hacerlo, solo intenta darte cuenta de la verdad… No hay cuchara. Entonces, verás que no es la cuchara lo que se dobla, te doblas tú”

Web

Partners in crime

Con el push de

Voces aliadas

Amigos de la causa