Blanca Sedano – IDEP

PAR ( 1+1 )

Proyecto final de carrera de la diseñadora Blanca Sedano, de IDEP.

Explorar la idea de par, muy rica en sí misma, produce un efecto que va más allá de la mera investigación. Comprobar que a veces la relación entre dos elementos, sea de la naturaleza que sea, puede llegar a ser más importante que cada uno de esos elementos por separado, puede cambiar para siempre nuestra manera de verlos. Pocas cosas más sencillas que el concepto de par, su definición. Al menos a priori. Pocas cosas, sin embargo, nos pueden llevar tan lejos como ese “igual o semejante”, o “conjunto de dos personas o dos cosas” que dice la RAE. La idea del par nos permite recorrer, a través de diversas temáticas, épocas históricas diferentes, vidas diferentes.

 

 

De la enfermiza relación de dependencia entre una madre y una hija apellidadas Bouvier (familia de la única Jackie del mundo que no necesita apellido), a las rivalidades más famosas de la historia del arte, pasando por las felices uniones en las que un talento creador alcanzó su cénit gracias a la colaboración con otro talento similar. Todos eran dos. Pares, simétricos, semejantes. Hasta los famosos exploradores Amundsen y Scott, porque, ¿cómo habría sido la gloria de uno sin la derrota del otro? ¿Acaso sus nombres no quedaron unidos en el imaginario colectivo para siempre?

 

 

Siguiendo con las relaciones personales, es inevitable hablar de dobles y gemelos, de caras a y b, de personalidades y de sus opuestos. Y, ya en un terreno más experimental, lejos de dramatismos, tenemos el contrapunto del par en los objetos que nos rodean. También de lo que pasa cuando ese par natural deja de serlo. Una bolsa sin un asa, el pantalón para una sola pierna, el enchufe al que vemos completo aunque no lo esté, porque así lo hemos visto siempre.

 

 

Eso nos lleva, por último, al concepto de par a través de la percepción: a veces relacionamos conceptos e imágenes de tal manera que se convierten en un par, aunque en principio no lo sean. Vemos unos, y automáticamente pensamos en los otros. Porque nuestra mirada está íntimamente ligada a lo que experimentamos en nuestro día a día. Así, cada vez que miramos y sentimos estamos viendo algo nuevo, estamos, de alguna manera, creando. Interesante experiencia a la que llegamos desde un vocablo sencillo pero en absoluto simple.
Pensar en «pares», o intentar establecer este tipo de relaciones, hace que cosas que a priori aparentan ser sencillas, o planas, adquieran un nuevo valor si aplicamos la naturaleza de su relación. Concebir nuestra realidad bajo este marco nos permite adoptar una posición más consciente, a la vez que nos plantea nuevos interrogantes que quizá den paso a nuevas respuestas y narrativas.

 

 

En definitiva: nada es lo que parece, todo puede significar otra cosa.
Esta reflexión sobrevuela todo el proyecto, cómo cosas que podrían parecer simples o superficiales, como un par de zapatos o los números pares, adquieren un carácter más profundo e interesante. Nos hacen pensar, nos sugieren.

 

 

Quiero estar al tanto de las novedades
Sponsors
CON EL APOYO DE
MEDIA SPONSORS
COLABORAN